El déficit de conservación en las carreteras roza los 10.000 millones impulsado por la inflación

El déficit de conservación en las carreteras roza los 10.000 millones impulsado por la inflación

Una de las cifras que resuena en el debate sobre el estado de las infraestructuras, el del déficit de inversión en conservación de las carreteras, se ha disparado hasta encontrarse muy cerca de los 10.000 millones. La estimación parte de la Asociación Española de la Carretera (AEC), que advierte que ese déficit inversor se ha desbocado por la “preocupante” inflación que afecta a los materiales de construcción, según ha explicado esta mañana en rueda de prensa el presidente del colectivo, Juan Lazcano.

La necesidad concreta de inversión “para poner en perfecto estado de revista la red de carreteras” es de 9.918 millones. De este montante económico, la reposición de firmes se lleva 9.456 millones, respondiendo el resto a la necesidad de mejoras en señalización y barreras de seguridad. La espectacular cifra, incluida en el informe sobre el Estado de Conservación Viaria 2021-2022, contrasta con los 7.463 millones calculados por la AEC en 2020. La secretaria general de la asociación, Elena de la Peña, ha explicado que el déficit debería situarse en circunstancias normales de mercado en unos 8.500 millones, sumándose más de 1.400 millones por el citado encarecimiento de los materiales de obra.

De los 9.918 millones que se han dejado de invertir durante años, 6.657 millones corresponden al entramado de carreteras dependiente de Comunidades Autónomas y Diputaciones Forales, por los 3.261 millones que se han calculado en la red que es responsabilidad del Ministerio de Transportes. Desde la AEC se reconoce que la caída de tráficos motivada por la pandemia, tanto en 2020 como en 2021, ha incidido en cierta ralentización del deterioro, pero el director general, Jacobo Díaz,  advierte que el estado del pavimento se encontraba en situación aceptable en 2001 y roza ahora uan situación en que habrá que invertir en los más caros tratamientos correctores en lugar de hacerlo en la conservación preventiva.

Sin fondos europeos

La AEC ha tratado de convencer durante meses al Gobierno sobre el lanzamiento de un PERTE para la carretera verde, segura y conectada, con el objetivo de encauzar fondos europeos a la conservación vial. Se trataría de reducir emisiones del transporte terrestre y mejorar la seguridad, pero Lazcano reconoce que no ha habido éxito: “Seguimos peleando”. A falta de subvenciones de la UE, la AEC señala que hay escasas alternativas: “Los Presupuestos Generales del Estado, la tarificación o estrategias de colaboración público privada”, enumera el presidente de la asociación.

El Ministerio de Transportes dio un giro a su estrategia inversora en la carretera y en los Presupuestos de 2022 ya se consignaron más fondos para la conservación que para la obra nueva, con 1.370 millones. Desde la AEC se aplaude esa estretegia, pero se estima que harían falta entre 1.600 y 1.800 millones anuales durante diez ejercicios para elevar la calidad de las carreteras que estan bajo la titularidad del Ministerio.

El colectivo llevó a cabo las inspecciones visuales en el verano de 2021 sobre 3.000 tramos de 100 metros de longitud elegidos aleatoriamente. Los inspectores fueron, básicamente, estudiantes de cursos avanzados de ingeniería. Estos recogieron y revisaron 400.000 datos; 30.000 fotografías; tres millones de metros cuadrados de pavimento; 900 kilómetros de marcas viales; 200 kilómetros de barreras metálicas, y 2.000 elementos de balizamiento.

  • Cinco Días
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print

#LaConstrucciónEsParteDeLaSolución

#LaConstrucciónEsParteDeLaSolución

Noticias Artículos relacionados

X