Cómo será el plan de pensiones de la construcción

Cómo será el plan de pensiones de la construcción

  • ASESORADO POR MERCER/ El sector lanzará un fondo de jubilación de promoción pública adaptado al producto diseñado por el Gobierno, que está en el Parlamento.

E. del Pozo. Madrid

Mercer, consultora de recursos humanos de Marsh McLennan, asesora los primeros pasos de lo que puede ser el primer plan de pensiones de empleo de promoción pública, impulsado por el Gobierno.

Mercer desarrolla esta actividad en el marco del VII Convenio Colectivo firmado este miércoles como preacuerdo entre la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), CCOO del Hábitat y UGT-FICA. El pacto incluye una subida salarial del 10% entre 2022 y 2024.

El texto consensuado señala que en 2022 se elevarán los salarios un 4%; en 2023, un 3%; y en 2024, otro 3%.

Según los primeros cálculos y si el preacuerdo se ratifica por las partes, en 2022, del 4% pactado se destinará el 3% a subida salarial y el 1% a aportación a plan de pensiones.

De esta forma, un trabajador de la construcción que tenga un sueldo de 20.000 euros anuales pasará a cobrar 20.800 euros en 2022, y tendrá 200 euros en su nuevo fondo de pensiones de empleo.

En 2023 el patrimonio de este plan aumentará en otros 200 euros y en 250 euros en 2024, hasta completar alrededor de 650 en 2025. Estas cifras son preliminares y orientativas y no tienen en cuenta el rendimiento que puedan dar las inversiones de la cartera del plan.

El acuerdo volverá a revisarse tras sus tres años de vigencia.

Las cifras manejadas apuntan que este fondo de pensiones contará con un millón de partícipes trabajadores y podría alcanzar los 3.500 millones en los próximos 10 años.

Según estas estimaciones, un empleado del sector de la construcción con 25 años en la actualidad podría llegar a acumular una bolsa de ahorro en este fondo de 35.000 euros en el momento de su jubilación.

Mercer trabaja en perfilar los mimbres de este preacuerdo, que condiciona su viabilidad a que las aportaciones a planes de pensiones de empleo mantengan los incentivos fiscales que se han incluido en el Proyecto de Ley de regulación para el impulso de los planes de pensiones de empleo. La futura norma está ahora en tramitación parlamentaria y debería estar aprobada antes del próximo verano, si se cumple el calendario fijado por José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, principal defensor de esta iniciativa.

Cuando la ley sea una realidad, la patronal y los sindicatos junto con Mercer iniciarán la materialización de su acuerdo y elegirán la gestora del nuevo plan, para lo que abrirán un proceso de selección al que, con toda probabilidad acudirán las grandes entidades.

La idea es que este plan de pensiones colectivo “actúe como complemento al sistema público, apoyando así el contenido económico-laboral del mismo con otro pilar que, de forma similar a la Fundación Laboral de la Construcción, incorporará a nuestro sector una nueva mejora histórica de marcado carácter social”, señalan los firmantes del preacuerdo.

El pacto alcanzado en el sector de la construcción se produce en medio de las fuertes criticas de patronales, sindicatos, gestoras de planes y aseguradoras en contra de este proyecto del Gobierno, decidido a impulsar los fondos de pensiones de empleo en detrimento de los planes de particulares.

Tras el anuncio de este objetivo, se ha recortado de 8.000 euros anuales en 2020, a 2.000 euros en 2021, y 1.500 euros en 2022 la cantidad máxima que se puede aportar y deducir en los planes de pensiones individuales. En paralelo, se ha aumentado también progresivamente la permitida a planes de empleo.

  • Expansión
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print

#LaConstrucciónEsParteDeLaSolución

#LaConstrucciónEsParteDeLaSolución

Noticias Artículos relacionados

X